viernes, 24 de noviembre de 2017

¿Por qué llevamos el reloj en la muñeca izquierda?


El reloj se ha convertido en un elemento imprescindible que lucimos en nuestra muñeca, casi a diario. Tanto hombres como mujeres, llevamos este complemento acompañando a nuestros looks, para conocer la hora o simplemente por estética.

Pero no siempre los relojes se han llevado en la muñeca, sino que mucho tiempo atrás se trataba de un instrumento que predominaba, sobre todo, en el sector masculino. Eran relojes de bolsillo e iban colgados de una fina cadena.

La iniciativa de proporcionar al reloj una pulsera o correa para sujetarlo a la muñeca nació gracias a los pilotos de aviación. Por aquel entonces los relojes se utilizaban como instrumentos de navegación y era necesario tenerlos a la vista continuamente, por lo que se los ataban a las manos o piernas.  Pero el primer reloj de pulsera oficial no se fabricó hasta 1812. Fue Abraham Louis Breguet para Caroline, la reina de Nápoles.


Esta aportación fue en un principio adoptada para los relojes de mujer, ya que en un primer momento se pensaba que el reloj de pulsera era una joya femenina. Pero poco a poco el sector masculino fue adoptando esta innovación, ya que resultaba muy práctica.

Una vez conocida la historia de los relojes de pulsera te preguntarás: ¿Y por qué llevamos el reloj en la mano izquierda?


Primordialmente tendemos a pensar que las personas diestras llevan el reloj en la mano izquierda y las zurdas en la derecha. En la mayoría de los casos sucede así.

Pero la explicación principal radica en que los primeros relojes de pulsera que se fabricaron eran más delicados y caros que los actuales, por lo que se podían descomponer fácilmente por golpes. Es por eso, que se ponían en la mano que menos actividad y roces sufría, para tratar de protegerlos. Y como la mayoría de la población era diestra, se ponían en la izquierda. Además, otra razón es que había que darles cuerda y a la hora de hacerlo, era necesario tener liberada la mano más útil para ello.


Actualmente, el motivo es porque tendemos a liberar la mano que más utilizamos; incluso, a la hora de funcionar socialmente, es más práctico llevarlo en el lado contrario a la mano útil para poder hacer otras cosas mientras se mira la hora o se tiene el reloj puesto. En resumen, al final se trata de una cuestión práctica.


Hoy en día podemos elegir entre una gran variedad de modelos de relojes de pulsera con infinidad de diseños y materiales.

Ven a Ambrosio Pérez Joyeros a descubrir el fascinante mundo de los relojes, disponemos de exclusivas colecciones para ti.


No hay comentarios:

Publicar un comentario